Batido verde #3: Apio+manzana verde+piña.

Untitled design (5)¡Hoy tocó con apio!

Pareciera que las propiedades y beneficios del apio son infinitas. Cuando descubrí que el apio era portador de tantas bondades sinceramente me sorprendí.

¡Así que en ésta serie de batidos verdes el apio claramente no podía faltar!

Sus hojas son una fuente rica de vitamina A, antioxidantes flavonoides, como la zea-xantina, la luteína y el beta-caroteno. También rico en vitaminas vitales, incluyendo el ácido fólico, riboflavina, niacina y vitamina C, vitamina K. Contiene minerales como el potasio, sodio, calcio, manganeso y magnesio. Sus variados usos medicinales hacen que éste sea un complemento ideal en el tratamiento de múltiples enfermedades.

Como ya el apio tiene tantas vitaminas y minerales, no le vamos a robar el protagonismo combinándolo con más hojas verdes, por eso elegí la manzana verde y la piña.

En el caso de la manzana verde, bien es sabido que es una fuente rica en fibra, son una inagotable fuente de pectina, proteína, calcio, carbohidratos, sodio, magnesio, potasio, fósforo, zinc y hierro. Además de vitaminas A, B y C.

Si leíste la entrada de ayer pudiste ver los beneficios de la piña, de todas maneras te los dejo aquí.

Para hacer este rico batido necesitas:

  • 1 tallo de apio
  • 1 rodaja de piña fresca.
  • 1/2 manzana verde
  • 1 taza de agua
  • * Opcional puedes agregar una cucharadita de miel.

Recuerda que si en Facebook le das “me gusta” y compartes esta receta , quedas participando en una evaluación InBody completa. ¡Es genial!

¡Nos encontramos ya casi!

Besos,

Marce.

Batido verde #2: Kale+espinaca+piña+mango.

Untitled design (3)

¡Con sólo escribir los ingredientes me imagino tomándomelo!

Este batido lo utilizan mucho en las dietas Detox, pero en una futura entrada te comentaré mejor de que se tratan estas famosas limpiezas que al igual que los batidos verdes se ha puesto en boga.

Hasta hace poco en nuestro país podemos encontrar en el supermercado ésta verdura de hoja verde que para todos era casi desconocida, en muchos países se le conoce como “Col risada” o “Kale” . Y es que se dice que el Kale es el rey de los vegetales, y hasta destronó a la famosa fuente de poder de Popeye, la espinaca. 

El Kale tiene propiedades desinflamatorias, es un poderoso antioxidante, ayuda a bajar los niveles de colesterol, rico en vitamina A y contiene vitamina C. Hasta se ha llegado a considerar uno de los vegetales más sanos del planeta.

Por su parte, la espinaca que le pisa los talones al Kale, también lo utilizamos en este delicioso batido verde. La espinaca es un excelente recurso de vitaminas, fibra y minerales. Aporta pocas calorías y no contiene grasas. Es también rica en fitonutrientes, especialmente el beta-caroteno y la luteína. También es un excelente antioxidante.

A este batido también le agregaremos piña, que es  fruta baja en calorías, rica en agua y fuente de fibra. Posee un mayor contenido en fibra que otras frutas como la sandía, el melón, la uva o la mandarina. Y la piña de Costa Rica, en países de Europa es la favorita, por su sabor dulce y tropical. Y es que tengo que decirlo… ¡La nuestra es la mejor!

Y ya por último incorporamos el mango en este batido. Que por cierto es temporada de mangos y si vas a la Feria del Agricultor el sábado los encuentras maduros, ricos y baratos. Entre las principales vitaminas que podemos encontrar tenemos la vitamina C , las del grupo B, importantes para el sistema nervioso y para el correcto funcionamiento del metabolismo. Además, el mango es rico en selenio, magnesio, hierro y potasio. ¡Wow!

Entonces, para este batido utilizando las cantidades que te doy a continuación te salen 2 porciones. ¡Mejor aún!

  • 1 taza de Kale
  • 1 taza de espinaca
  • 2 tazas de mango
  • 1 taza de piña
  • 2 tazas de agua.

Lo ideal es no agregar azúcar, pero puedes optar por Stevia.

¡Me cuentas como te fue con este!

Ya casi nos encontramos nuevamente.

Besos,

Marce.

 

Taquitos de lechuga a la griega… ¡Ummm!

queso-feta-hierbas-aceite-oliva

¿Cuantas veces te has propuesto bajar de peso y al cabo de unos días abandonas la lucha?

Ya sea para año nuevo (cómo es usual), para un evento especial, para tu boda, para un viaje; te cuidas los primeros días y de repente algo te tienta a pecar y dejas botada la batalla… ¿Te suena familiar?

Bueno, es por eso que quise compartir contigo todas estas recetas estos días atrás, para que te animaras a comer delicioso, variado, nutritivo y saludable todos los días y que con tu esfuerzo, voluntad, perseverancia y disciplina logres tus objetivos y llegues a tu peso ideal.

Ya hoy domingo comparto contigo la última receta de #MiRetoFitness. ¡Espero que te guste!

Tacos de lechuga a la griega… ¡Ummmm!

¿Qué necesitas?

  • Pechuga de pollo deshuesada y sin grasa.*
  • Lechuga.
  • Tomate.
  • Cebolla morada.
  • Queso feta con hierbas. (También lo usamos en ESTA receta).
  • Vinagre balsámico.

*En el caso de nosotros los vegetarianos podemos omitir el pollo y sustituirlo con carne de soya o similar.

Aderezo:

  • Yogurt natural griego de 125 gr. (Lo consigues en Automercado, MasxMenos o Wallmart).
  • Limón.
  • Sal y pimienta.
  • Aceite de oliva extra virgen.

¿Cómo lo hacemos?

¡Fácil! Coloca en un sartén tipo parrilla la pechuga de pollo deshuesada, en tiritas gríllalas por unos minutos y agrega un chorrito de vinagre balsámico, ten cuidado de que no se te queme, son apenas unos minutitos. Seguidamente extiende una hoja de lechuga grande y coloca el pollo, junto con el tomate en cuadritos, la cebolla morada, y agrega el queso feta juntos con las aceitunas que ya trae el envase.

Para el aderezo coloca en un bowl el yogurt natural, y sin dejar de revolver agrega una cucharadita de aceite de oliva, una cucharada de limón y sazona con una pizca de sal y pimienta.

Agrega este aderezo a tu taco de lechuga y… ¡A comer se ha dicho!

Espero que las recetas te hayan sido de gran utilidad y las agregues a tu librito de recetas.

¿Me cuentas cómo te va y si te gustaron los taquitos?

¡Nos encontramos muy pronto!

Besos,

Marce. 

¡Con la boca hecha agua!

Pepino

¿Han visto que deliciosas han estado las recetas de sandwiches sin pan para bajar de peso?

Por lo menos a mi me han encantado, todas están llenas de sabor y de muchos nutrientes.  La de hoy ya es la penúltima de esta serie de recetas, que de verdad espero te animes a hacerlas y las disfrutes montones mientras comes saludablemente y te deshaces de esos kilitos de más de una vez por todas.

En ésta ocasión el protagonista es el pepino, que lo escogí para esta receta por sus múltiples beneficios y escaso contenido calórico que al igual que el zucchini su composición en agua es bastante alta; el pepino está compuesto por un 96% de agua, y no llega a las 20 calorías por 100 gramos. ¡Súper!

Cómo ya saben el pepino se ha utilizado por siglos en fines cosméticos, y no es para menos, es buenísimo para la piel, posee cualidades astringentes, antiinfalmatorias, refrescantes y es ideal para personas con el cutis graso. Pero como lo que buscamos es bajar de peso, te cuento que el pepino es excelente para la eliminación de retención de líquido, tiene propiedades laxantes (si se consume en grandes cantidades) y te ayuda a limpiar el intestino.

Esta receta es perfecta como merienda o como cena, ya que es súper liviana, vas a tener sensación de saciedad y cero pesadez.

¿Qué necesitas?

  • Pepino grande.
  • Queso blanco descremado bajo en grasa (rebanadas).
  • Pechuga de pavo light (rebanadas).
  • Mostaza.

¿Comenzamos?

¡Es re-fácil! El pepino va a jugar el papel de un pan tipo “baguette”, si la cáscara te parece muy dura para morderlo así no más, puedes optar por pelarlo del todo o dejar espacios de cáscara intercalados. Córtalo de forma vertical a la mitad y quítale las semillas, ya que tienes las dos mitades coloca el queso, las rebanadas de pechuga de pavo y una cucharadita pequeñita de mostaza, sólo para acentuar el sabor y evitar usar otros aderezos con más grasa. No hace falta que le agregues sal y pimienta, pero si te gusta más, pues claro que puedes hacerlo.

¡Tengo la boca hecha agua! ¿Y tu?

¡Te espero mañana con la última receta de #MiRetoFitness!

Besos,

Marce.

¡El bondadoso zucchini!

zucchini

El zucchini es uno de los vegetales más bondadosos que puedes tener en tu cocina, ya que está compuesto por un 95% de agua, por lo que tiene una mínima de contenido calórico, lo que lo hace altamente beneficioso para tu organismo. Además es rico en potasio, fósforo, calcio y magnesio.

Para aprovechar mejor sus propiedades lo ideal es comerlo ya sea al vapor o semicrudo, tiene un sabor bastante aceptable si se come completamente crudo, pero en nuestra cocina no estamos acostumbrados a comerlo de esta forma.

¡Hoy voy a aprovecharme del bondadoso zucchini y lo hacemos a la parrilla!

¿Qué necesitas?

  • Zucchini grande y grueso.
  • Hongos o champiñones como quieras llamarlos.
  • Tomate.
  • Cebolla.
  • Queso feta o algún queso descremado y bajo en grasa. ¡Escoge tu favorito!
  • Aceite de oliva

¡Manos al zucchini!

Cómo todas las recetas de sandwich sin pan que he compartido hasta ahora están facilísimas, esta también. Entonces, corta los extremos del zucchini y con mucho cuidado corta rebanadas verticalmente para aprovechar el largo y ancho de este delicioso vegetal. Agrega un chorrito de aceite de oliva a cada rebanada y colócalas en un sartén tipo parrilla, bien caliente. Cocínalos por dos minutos (1 minuto de cada lado) y haz lo mismo con los hongos, el tomate y la cebolla.

Como te imaginarás el zucchini es el rey de la receta y es el que le roba el lugar al pan en el sandwich, entonces coloca una rebana y ve colocando los demás ingredientes sobre ésta en el orden que más se te antoje. Termina con una rebanada de zucchini.

Todos estos vegetales tienen mucho sabor, muchos líquidos, por lo que no hace falta colocar ningún tipo de aderezo, a lo mejor un poquito de aceite de oliva extra, una pizquita de sal y pimienta y… ¡Voilá!

¡Me cuentas cómo te va!

Nos vemos en la próxima receta.

Besos,

Marce.

¡

¡Un wrap para Popeye!

espinaca

En Costa Rica tenemos la ventaja de que por nuestro clima tropical podemos tener acceso a frutas, verduras, legumbres, etc; durante todo el año, con algunas excepciones por supuesto. Pero entonces aprovechémonos de esto y preparemos comida saludable todo el año, es por tu bien, tu cuerpo te lo agradecerá infinitamente.

Al igual que los sandwiches, estamos acostumbrados a comer los wraps con tortillas de harina, que dicho sea de paso no son tan calóricas como el pan, pero si las podemos reemplazar sería mucho mejor.

Hoy para #MiRetoFitness vamos a hacer unos wraps deliciosisimos y cargados de calcio y potasio gracias a uno de sus maravillosos ingredientes: ¡La espinaca! 

¿Vas al supermercado? ¡Apunta lo que necesitas!

  • Espinaca.
  • Tomate.
  • Chile dulce.
  • Queso feta con hierbas. (Lo encuentras en el Automercado, donde están las aceitunas, alcaparras, etc.)
  • Lonjas de pechuga de pavo light.
  • Papel encerado o de cebolla. (Sólo para ayudarte a envolver el wrap).

¡Acción!

Extiende una pieza de papel encerado o de cebolla (como de 20×20 cm aproximadamente), extiende sobre el hasta cubrirlo las lonjas de pechuga de pavo light , luego una capa de espinacas, agrega unas rodajas de tomate muy finas, y algunas rodajas de chile dulce. Por último agrega el queso feta (escúrrelo un poquito). Éste queso ya viene condimentado por lo que no hace falta agregarle nada más.  Con mucho cuidado envuelve el wrap con la ayuda del papel encerado y ya puedes empezar a disfrutarlo.

Si te gustó ésta nueva receta de #MiRetoFitness no dudes en comentarla y compartirla.

¡Nos encontramos en la próxima!

Besos,

Marce.

¡Un antojo italiano para bajar de peso! Buon appetito!

ensalada-caprese-480x240

¿No te pasa que siempre vas a un restaurante italiano, pides un ensalada caprese? ¡Siendo tan fácil de hacer en casa!

Y es que es simplemente deliciosa, lleva pocos ingredientes pero llenos de sabor y en la cocina italiana ésta ensalada es un clásico porque sus ingredientes son la base de la mayoría de sus platillos. Una porción de la ensalada caprese de aproximadamente 100 gr, tiene apenas 170 calorías. ¡Muy favorable para tu dieta!

Si eres lactovegetariano/a entonces es una muy buena opción para ti.

¡Manos a la obra!

¿Qué necesitas?

  • Tomate (maduros).
  • Queso mozzarella fresco (lo encuentras en cualquier supermercado, pero recuerda que es fresco, entonces viene en una bolsita llena de suero y en forma de bolas grandes).
  • Albahaca fresca.
  • Aceite de oliva.

Procedimiento:

¡Es muy fácil, no te llevará más de 10 minutos! Corta el tomate y el queso mozzarella en rodajas, colócalas en un plato una alternada de la otra y entre cada una pones una hojita de albahaca fresca. Cuando hayas terminado las capas, agrega aceite de oliva, sal y pimienta. Y si quieres unos chorritos de vinagre balsámico, sólo para acentuar los sabores. ¡Y listo! ¡Ya no tienes que correr el restaurante italiano para quitarte el antojo!

¡Me cuentas cómo te fué!

Buon appetito!

Besos,

Marce.

¡Sin miedo a la berenjena, es deliciosa!

berenjena

En la cocina mediterránea es muy común tener esta deliciosa verdura en muchos platos, solita o acompañada, porque su versatilidad permite prepararla de diversos platillos. Sin embargo, en nuestro país no es muy consumida, se le tiene un cierto “miedillo”; ¡No se porqué! Y es que la berenjena tiene propiedades maravillosas que es necesario que conozcas para que se te quiten esos temores e inicies a integrarla a tu dieta. Por ejemplo tiene propiedades curativas, es antibacteriana y antiviral. Posee fitonutrientes que ayudan a eliminar los radicales libres que son los encargados de dañar las células de nuestro organismo y causan montones de enfermedades. Por si fuera poco la berenjena es un excelente diurético, antioxidante y aporta cualquier cantidad de minerales a nuestro organismo. ¿Te convencí? ¡Espero haberlo hecho, para que te animes a preparar el sandwich sin pan de hoy!

¿Qué necesitas?

  • Berenjenas.
  • Tomate.
  • Aguacate.
  • Lechuga.
  • Espinaca.
  • Mostaza. (MUY poquita)

Preparación:

Corta las berenjenas en rodajas de forma vertical, para aprovechar todo el largo. Si tienes miedo que el sabor amargo no te guste, entonces después de cortarlas agrégale sal marina de cada lado (lo suficiente para taparlas), déjalas reposar por unos 15-20 minutos y enjuágalas con mucha agua, para eliminar el exceso de sal.

Una vez hecho esto las puedes poner sobre la parrilla, plancha o un sartén tipo parrilla y cocínalas por aproximadamente 2 minutos. Nada más no dejes que se te pongan muy suaves. Déjalas enfriar y reserva.

Luego, corta el tomate en rodajas, el aguacate en lonjas y prepara unas hojas de lechuga y espinaca.

Las berenjenas van a jugar el rol del pan, entonces coloca una primero y ve agregando los ingredientes anteriores en el orden que más te guste, capa por capa y termina con otra pieza de berenjena. Adereza con un poquito de mostaza y una pizca de sal y pimienta si así lo deseas.

Trata de usar sal marina siempre, ya que contiene menos sodio y no contiene yodo, esto la hace mucho más saludable.

¡Cuéntame como te ha ido con las demás recetas y si te ha gustado ésta! Las comparto con mucho cariño, pensando en tu salud y bienestar.

¡Nos encontramos mañana con una nueva receta de sandwich sin pan!

Besos,

Marce.

¡Una hamburguesa “un poquito” diferente!

538-nutricion-lentejas-xl-668x400x80xX

¡Las hamburguesas! ¡Cuántas calorías tienen a cómo las conocemos! ¿Sabías que tienen aproximadamente 300 calorías? Eso si te comes sólo una y pequeña. ¡Después no te quejes de los rollitos!

Bueno, entonces decidí que ésta cambiar la versión y hacer ésta opción que es ultra-deliciosa y súper saludable.

En vez de hacer una torta de carne, que es como estás acostumbrado a comerla, mejor la sustituyes por tortas de lentejas. ¡No sabes la delicia! Si sigues este link te vas a encontrar un video en Youtube muy divertido y fácil que te da los pasos para hacerlas (omite la parte final de la ketchup y la mostaza). En el video no le ponen huevo, pero te recomiendo que le pongas sólo uno, así la mezcla queda más fácil de manipular y no se te despedaza. Y si no tienes procesador de alimentos para hacer polvo la avena, puedes ir al supermercado o a la macrobiótica y comprar salvado de avena, que es maravilloso, es un reductor natural de colesterol, fuente vegetal de Omega 3, vitamina B5 y preventivo natural de enfermedades cardiovasculares.

Ya una vez que hiciste las tortas deliciosas, es hora de sustituir el pan. Para esto puedes cortar un tomate grande por la mitad, si te queda muy grueso puedes cortar los extremos para hacerlo más fino. Puedes colocar alfalfa o frijol nacido (brotes de soya) y para aderezar, utiliza yogur griego condimentado con sal y pimienta.

¡Listo!

¡Corre al súper y me cuentas!

Besos,

Marce.

Mi versión del BLT en forma de rollitos primavera

Captura de pantalla 2015-07-01 a las 19.25.10

¡Arrancamos con #MiRetoFitness!

Lo que quiero es que te atrevas a cambiar tu rutina de alimentación con respecto a los sandwiches, que aunque los comas con pan integral; ¡No deja de ser pan! Salgámonos de la rutina y hagamos deliciosas recetas sustituyendo el pan por otros ingredientes y de paso bajas de peso.

Mi versión del BLT

El sandwich BLT tiene como relleno lechuga, tomate y tocineta, pero ésta última vamos a sustituirla por pechuga de pavo light. Trata de conseguir los ingredientes más frescos y ojalá orgánicos o hidropónicos.

Ingredientes:

  • Hojas de papel arroz: las encuentras en el Automercado o en las tiendas especializadas en productos asiáticos. Cada una tiene aproximadamente 20 calorías, mientras que una rebanada de pan integral alrededor de 130 calorías.
  • Lechuga.
  • Tomate en cuadritos.
  • Albahaca (hojas).
  • Menta (hojas).
  • Pechuga de pavo light.

Procedimiento:

¡Lo bueno de esto es que no hay que cocinar, así ahorras tiempo! Entonces, vas a manipularla la hoja de arroz con mucho cuidado, la vas a sumergir en agua tibia, la vas a dejar hidratarse por aproximadamente 1 minuto para que se ablande y pierda la rigidez. Seguidamente la colocamos en un pañito húmedo muy limpio, y agregamos encima la lechuga, el tomate, unas hojitas de albahaca, unas hojitas de menta, y la pechuga de pavo cortada en tiritas. Puedes sazonar con un poquito de sal y pimienta. Para cerrarlo debes de hacerlo igual que un burrito, y deslizarlo suavemente por el pañito de trabajo húmedo para que no se pegue el papel. ¡Y listo!

Puedes acompañar tu rollito con salsa de soya baja en sodio.

¡Me cuentas cómo te fue!

Besos,

Marce.